Consejos para árbitros noveles

Es probable que cuando seas asignado como árbitro por primera vez ya habrás asistido muchos partidos como árbitro auxiliar. Pero cuando esto ocurra, no olvides tener una charla pre-partido con tus árbitros asistentes. Coméntales lo que deseas que hagan en las diversas situaciones que se pueden presentar en un partido, como fueras de juego, cambios de jugador, tiros libres etc. Y por supuesto, asegúrate de que entienden lo que les pides y del correcto uso del banderín de linier.

Asegúrate de que los árbitros asistentes tienen claras las reglas de la competición en la que se está jugando y muy especialmente aquellas referidas al fuera de juego.
Se consciente de tu posición en el terreno de juego. Ya es bastante difícil arbitrar un partido estando en medio de las jugadas por lo que se hace imposible tomar las decisiones correctas cuando se está en el círculo central. Incluso cuando se está arbitrando un partido de bajo nivel, mantén el hábito de trabajar duro para estar en la posición correcta en todo momento.
Al principio deberás recordar el no seguir solamente el balón y las piernas de los jugadores, sino acostumbrarte a visualizar el área entera de juego activo. Es normal en los nuevos árbitros el tener que hacer este esfuerzo consciente para alzar la vista del balón, pero conforme se avanza en experiencia y si se práctica desde el principio, va a ser instintivo el ver un área más amplia del juego.
Mantén un buen contacto visual con tus asistentes durante todo el partido. Un buen hábito inicial consiste en hacer contacto visual con los asistentes en cada parada de balón.
Utiliza el sistema de correr en diagonal cuando tengas arbitres con árbitros asistentes. El sistema diagonal más popular es el de diagonal izquierda que consiste en correr desde esquina derecha a esquina izquierda.
Si estas arbitrando solo y no tienes árbitros asistentes, puedes nombrar a los jueces de línea del club o puedes usar espectadores como jueces de línea. Recuérdales a los jueces de línea de club o espectadores que solo pueden indicar cuando el balón sale de banda o de línea de meta, pero en ningún caso señalar la dirección del saque de banda o si es saque de meta o de esquina.
Haz las señales con la mano y señala claramente la posición con el brazo extendido.
Si pareces inseguro, tanto jugadores como entrenadores tratarán de tomar ventaja de la situación, por lo tanto hay que ser claro y rotundo al señalar las decisiones.
Utiliza un silbato especialmente concebido para árbitros, que produzca un sonido potente y nítido para que no se confunda con el ruido del entorno.

Hacer sonar el silbato de forma clara y rotunda es como hacer del silbato tu altavoz. Muchos árbitros durante los primeros partidos hacen sonar el silbato tibiamente y apenas se les escucha dando la impresión de que son inseguros consigo mismos. Al señalar la primera falta haz sonar el silbato con firmeza señalando con rotundidad la dirección del juego. Hace r sonar el silbato de forma firme elimina más de la mitad de las posibles dudas. Haz variar la sonoridad del silbato en función de la infracción, haciendo sonar de forma más fuerte en las faltas graves.
Durante el descanso y especialmente después del partido, revisa todos los resultados producidos: goles de cada equipo, número de tarjetas y cualquier incidente que se haya producido, etc, todo ello para ser correctamente anotado en el acta del partido.