Espanyol/Malaga

Que los aficionados del Espanyol no están contentos con la temporada de su equipo es un hecho, pero ya quisieran los malaguistas poder llorar con un ojo, como lo hacen los barceloneses.
Tras una gran victoria en el nuevo Wanda, ante el Atlético de Madrid, los jugadores del Espanyol han querido dar una última alegría a su parroquia a costa de un Málaga que, si bien no se jugaba nada, debería haber puesto más carne en el asador.
El encuentro estaba sentenciado a la media hora, con tantos del gran Gerard Moreno (16 goles esta temporada), Sergio García y Leo Baptistao. Para los españolistas quedaba una horita de partido para tomárselo con tranquilidad y charlar con el aficionado del asiento contiguo. Los malaguistas ya habían apagado la radio o el televisor.
Acortaba el Málaga distancias con un gol de penalti, transformado por Adrián (que maquilla sus malas estadísticas de esta temporada), tras una clara mano de Naldo dentro del área. Luego, tuvo Success la opción de meter a los andaluces en el partido, pero Diego López evitó su gol.
En el segundo tiempo los locales se limitaron a sestear ante un inofensivo Málaga. Pero llegaría otro gol perico. Roberto Rosales, que cuaja con diferencia, su peor temporada en España, cometió un claro penalti que transformó un habitual verdugo de los malacitanos, Pablo Piatti, que puso el que sería 4-1 definitivo.
Poca historia la de este choque que deja a los españolistas en la parte templada de la tabla y al Málaga como el peor colista de las grandes ligas europeas. La única buena noticia en el Málaga, el debut del canterano Alberto López.
Se despide el Espanyol de su hinchada, dejándoles con buen sabor de boca, mientras que los sufridores malaguistas aún deberán soportar la última caída de su Vía Crucis particular en el último choque que les enfrentará en La Rosaleda al Getafe.
Ficha técnica:
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
R.C.D. Espanyol: Diego López; Vila, Naldo, David López, Javi López; Carlos Sánchez, Darder (Marc Roca min. 71), Melendo (Piatti min 59), Jurado; Baptistao, Sergio García (Jurado min. 82).
Málaga C.F.: Andrés Prieto; Luis Hernández, Ignasi Miquel, Rosales, Diego González (Alberto López min 46); Lestienne (Borja Bastón min. 59), Adrián, Iturra, Rolan; Success (Alberto Buneo min. 80), En-Nesyri.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Goles: 1-0 Gerard Moreno, min. 8; 2-0 Sergio García, min. 27; 3-0 Leo Baptistao, min. 30; 3-1 Adrián, (P) min 39; 4-1 Piatti, (P) min 79.
Árbitro: Juan Martínez Munuera, que mostró tarjetas amarillas a los visitantes Ignasi Miquel y Roberto Rosales.
El tridente ofensivo del Espanyol acabó con el Málaga con tres zarpazos y despide Cornellá con victoria. Todo apunta que Gerard Moreno jugará en el Villarreal la temporada que viene pero antes nos regaló una soberbia actuación sobre el terreno de campo. Gol más asistencia del mejor delantero perico de la temporada, donde abrió el marcador antes de los goles de Sergio García y Baptistao. Adrián recortó desde los once metros pero fue lo único que se vio de los malagueños que lo tuvieron un par de ocasiones pero sin demasiada fortuna. El último tanto del Espanyol lo marcó Piatti, también de penalti.

Caos total

Uno de los temas que más ha dado que hablar (y seguramente lo seguirá haciendo) en esta final han sido los ultras. La Europa League es la competición en la que más actividad tienen estos grupos, y el miércoles Lyon se convertirá en el epicentro sobre el que todas las miradas se detengan.
No es un secreto que el Olympique de Marsella cuenta con una de las hinchadas más radicales de toda Europa, como tampoco lo es que sus diferencias ideológicas con los ultras atléticos harán de este choque un partido de alto riesgo.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Lyon se encuentra a menos de 400 kilómetros de Marsella, lo que invita a pensar que el desplazamiento de les phocéens sea masivo. Dentro de esta movilización se incluirá la de las diferentes secciones ultras como CU74 o Dodgers. Estos últimos ya fueron protagonistas en el Vicente Calderón en 2008, cuando Olympique y Atlético se cruzaron en la fase de grupos de Champions.
Aquel día los ultras marselleses realizaron una de las más actuaciones más recordadas por la hinchada la atlética, provocando el cierre del estadio debido a la sanción impuesta por la UEFA. Las bengalas y los enfrentamientos con la policía provocaron varias detenciones, e incluso un policía nacional sufrió graves heridas por el lanzamiento de asientos.
Por otro lado, el Frente Atlético también hará acto de presencia en Lyon. Los ultras colchoneros saben que no puede faltar a esta cita, puesto que el hacerse con una “buena” reputación a nivel internacional pasa por días como este.
La hinchada colchonera posiblemente cuente con el apoyo de ultras de equipos como el Ruch Chorzow (Polonia), el Fortuna Dusselsorf (Alemania) y la Roma (Italia). Las similitudes ideológicas de unos y otros les hacen afines, al mismo tiempo que contrarios al antifascismo que abandera la hinchada radical del Marsella.
Otra de las cuestiones es la participación de Bad Gones en las posibles reyertas que se lleven a cabo en la ciudad. Los ultras del Olympique de Lyon no dejarán de pasar desapercibidos, al igual que su hermanamiento con Ultras Sur. Este puede que sea uno de los factores más importantes, puesto que de haber una movilización de ambos grupos las posibilidades de que haya enfrentamiento pasarían a ser muy altas.
En definitiva, el que más perjudicado puede acabar saliendo es el aficionado atlético de a pie. Al igual que en 2015 muchos sevillistas sufrieron ataques indiscriminados en Polonia por ultras del Slak (de ideología fascista) por ser considerados Biris (de ideología antifascista), esperemos que los colchoneros que únicamente quieren apoyar a su equipo en la grada y disfrutar de la final, no se vean afectados.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Uno de los temas que más ha dado que hablar (y seguramente lo seguirá haciendo) en esta final han sido los ultras. La Europa League es la competición en la que más actividad tienen estos grupos, y el miércoles Lyon se convertirá en el epicentro sobre el que todas las miradas se detengan.
No es un secreto que el Olympique de Marsella cuenta con una de las hinchadas más radicales de toda Europa, como tampoco lo es que sus diferencias ideológicas con los ultras atléticos harán de este choque un partido de alto riesgo.

Entre Empates

Por alineación rojiblanca, recorrido che y mes de competición pocos argumentos sólidos podrían extraerse del duelo que Valencia y Atlético de Madrid disputaron en Mestalla en la tarde de ayer. No obstante, el empate dejó aspectos a destacar por ambos bandos, sea colectiva o individualmente. Sin un dominador claro, el choque, que tuvo en su primera mitad el tramo más interesante, esbozó un Atlético preocupado por tratar la pelota y ser vertical arriba y un Valencia al que le costó entrar en el partido pero que compitió con la conciencia muy tranquila, reconociendo lo que puede ir haciendo ya de la mano de Marcelino García Toral.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Los primeros veinte minutos fueron rojiblancos, y sirven para entender un planteamiento que puede tener mucha continuidad en el futuro. Los de Simeone, que han perdido seguridad y firmeza pasando largos tramos en defensa posicional, saltaron a Mestalla con las ideas claras: querían tener la pelota, tenerla desde atrás y acabar arriba para recuperarla rápido. Con dos puntas móviles y bajitos, sin ‘9’ ni centímetros, con Koke ayudando como interior a pesar de partir de la banda, creando una salida de tres mediocampistas, los colchoneros cumplieron con lo prometido a nivel de intenciones, sin salir nunca en largo y con escalones para subir metros.

Expuesta la idea, el hombre que mejor la llevó a cabo fue Ángel Correa, que recibía por dentro cerca del pico del área y dirigía los ataques a través de su giro. Allí, en el costado, el Atlético creó superioridad y fue muy agresivo para que la ayuda no llegara: el jugador controlaba y aceleraba en combinación o conducción.
La respuesta che llegó por el mismo lado. La libertad que estaba teniendo Koke para centrarse y construir ataques para los de arriba, unido al hecho de que Juanfran sigue ofreciendo muchas dudas defensivas, permitieron al Valencia meter el primer susto, que sirvió para retrasar las filas rojiblancas y ver el potencial ofensivo che, seguramente la faceta que más deba ajustar Marcelino con el paso de las jornadas. Quedó constancia de que el susto llevó firma: Andreas Pereira.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Su posición fue un quebradero de cabeza para Juanfran y Thomas, dubitativos a la hora de salir a la marca una vez Koke era superado por la transición valencianista. La calidad técnica y el primer paso del brasileño instalaron al Valencia arriba. Simeone, que viene teniendo problemas para defender su área de centros laterales -Girona-, ordenó a sus dos pivotes, Saúl y Thomas, a meterse en el área, en cada envío, es decir, fue programado, ante cada centro servido desde la banda.

El resultado más directo fue positivo, pues muchos jugadores poblaron los huecos que podían quedar entre los dos centrales, pero la frontal se quedó desguarnecida para que Parejo y Kondogbia presionaran.
Debe decirse que no estuvieron especialmente dominantes en ello, y que ese espacio podía ser aprovechado por un Atlético de Madrid que introdujo a Torres y Gameiro para el contragolpe, en sustitución de Correa y Carrasco. Dichos cambios tuvieron un efecto contrario al deseado por su entrenador, pues el Atlético perdió mucho más la pelota y no pudo establecer apenas ataques sólidos. Enfrente, Marcelino dio entrada a Guedes por Rodrigo, dos jugadores que pueden significar para García Toral un cambio a tener en cuenta a la hora de elegir su segundo punta.

El Madrid de este Mes

A pesar de su magnífico desempeño en ambas Supercopas, al Real Madrid de Zinedine Zidane le está costando arrancar con autoridad la temporada liguera. Algo que, desde luego, no es nada nuevo. En las últimos tres temporadas, el conjunto blanco ha sumado siempre 15 puntos de 21 en los siete primeros partidos de Liga. En el caso del partido de ayer, ante el sugerente Levante UD de Muñiz, la falta de tensión competitiva merengue, física o mental, pero siempre traducido en la falta de ideas y en un llamativo desacierto técnico por venir de jugadores como Marcelo o Kroos, fue la gran constante de un encuentro que varió a partir de la altura defensiva granota.
La idea inicial de Muñiz fue mantener ese bloque medio en el que los centrocampistas van saltando a presionar a centrocampistas y defensas rivales. Un escenario que aprovechó más que nadie un Jefferson Lerma que, mientras ahogaba a Marco Asensio, confirmó que ya no es el futbolista extremadamente desordenado que era cuando abandonó la Primera División hace dos temporadas. El colombiano, que ayer completó un notable partido como interior derecho y no como mediocentro, fue la última causa del casi inexistente juego interior blanco. Con Isco en el banquillo, Benzema obligado a marcharse antes de tiempo, Kroos acusando esa falta de tensión ya mencionada y Marcelo desenchufado como extremo, en una posición que sólo sirvió para que Theo mostrara su velocidad punta al Bernabéu, el trabajo para el Levante resultaba muy sencillo.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Al menos hasta que Ramos hizo acto de presencia. El capitán del Real volvió a asumir con muchísima convicción, pero sobre todo con muchísimo sentido, el timón de su equipo. Reclamó el balón, levantó la cabeza y comenzó a encontrar a Lucas o Carvajal muy abiertos. Estos envíos, al igual que los de Marcelo a Theo, giraban a la defensa granota por culpa de la mala coordinación de sus laterales, que siempre rompían el fuera de juego, pero luego eran fácilmente abortados en el área pequeña por Raúl, Pier, Chema o Postigo. Otra cosa fue, claro, cuando a quién Ramos comenzaba a buscar y encontrar era a Gareth Bale. Porque esto sí sonaba a gol.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
A partir de este movimiento, el Real Madrid comenzó a arrinconar al Levante. No es que mejorara Kroos o apareciera Marco Asensio, pero colectivamente ganó bastante continuidad. Y con continuidad, el Madrid, hasta en sus días más grises, siempre suele encontrar el camino hacia la victoria. De ahí que la sustitución de Llorente sorprendiera incluso antes de comprobar su resultado, que desde luego no fue bueno. El mediocentro estaba siendo la otra gran clave de esta mejoría en el juego gracias a sus constantes robos, los cuales facilitaban y aceleraban el posterior ataque. Su marcha, por tanto, además de frenar la inercia puso el foco en los problemas que estaba teniendo el Madrid para gestionar, crear y concretar.

La decisión de Muñiz de replegar totalmente para así desactivar la forma en la que el Real Madrid le estaba dañando, es decir, para desactivar a un Gareth Bale incapaz de socorrer a su equipo, terminó por cerrar el encuentro.