Obediencia y convicción

En lo que se lleva disputado de temporada, seguramente el ataque posicional más rico de Europa haya sido el ejecutado por los futbolistas del Manchester City. El equipo de Guardiola, después de un primer año de compleja adaptación al libreto del de Santpedor, y de éste a las particularidades de un nuevo fútbol, ha logrado dar con las teclas oportunas a partir de las cuales dar forma a un juego en campo contrario que reúne, dentro del equilibrio, una muy jugosa variedad de alternativas. A Pep, cerca del arco rival, todo parece encajarle. De Bruyne genera ventajas en la base y pánico en la frontal, David Silva depura los ataques a la espalda del mediocampo contrario, Sterling mezcla apoyos con presencia rematadora desde un espacio interior que habilita las subidas de Walker por fuera, Sané abre (abría) por banda izquierda para estirar a la defensa del oponente o, en caso de que ésta no atienda a su reclamo, castigar en aclarado, Delph refuerza dentro como un centrocampista que permite ganar altura a los interiores, Agüero acompaña y finaliza… ¿Cómo detener a un plan que parece tenerlo todo en cuenta?
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Desde agosto, muy pocos lo han conseguido. Con traducción en el resultado, sólo el Shakhtar Donetsk en un encuentro sin trascendencia del lado citizen, y el Liverpool en Anfield hace un mes. Los de Klopp empezaron a labrar su victoria ante el hasta entonces imbatido líder de la Premier, de la mano de una vieja amiga: una presión justa, intensa y calculada, que ya le valió al alemán varias batallas a su favor cuando se enfrentó a Pep en Bundesliga. No hay en Europa un entrenador más atento que el catalán con la salida de balón que ponen en práctica sus equipos, pues no hay en el continente un técnico que le reserve a esta fase del juego un lugar tan preponderante en el plan que desarrolla su equipo. Como un primer paso sin el cual los demás no pueden darse con la firmeza deseada. “Mi trabajo es hacer que el balón os llegue hasta el último tercio del campo. El vuestro, marcar ahí la diferencia“. Discutirle la limpieza de la ascensión, dificultar la fase del juego que da origen a su fútbol de ataque, se ha revelado como la solución más capaz de incomodar al camino con el que el Manchester City marca el paso a golpe de victorias. Contener lo que hacen en campo rival, defendiendo lo que se labran en el propio.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Pero del dicho al hecho hay un trecho. Sólo conjuntos tan fuertes, expertos y especializados en la materia como el cuadro red o el voraz Nápoles de Sarri han puesto contra las cuerdas al inicio de la jugada del Manchester City, y únicamente a uno de los dos su excelente puesta en escena le valió para cosechar un triunfo. No en vano, es la batalla que Guardiola más empeño pone en ganar, ya que se trata de la que deberá otorgarle la superioridad a la hora de librar las demás. Entendida como su principal responsabilidad, es aquella en la que los equilibrios entre técnico y jugadores más se inclinan a su favor. Es el espacio de su pizarra, y más que técnica o lectura, cuanto solicita para ella es obediencia y valentía. Quien la sigue, encuentra la recompensa. Una luz escondida, una voz en la noche acunada en un sistema de refuerzos que marcan el camino correcto. Todo lo que pide Pep a los suyos, es el atrevimiento de andarlo.